Image Alt

País Vasco

País Vasco

234

El País Vasco es una de la regiones verdes del norte de España. La variedad geográfica, gastronómica y monumental es una constante en España aunque, por desgracia, toda la vertiente norte no es demasiado conocida.

La naturaleza es espectacular, desde la costa y las bellas playas del norte donde el agua no está tan fría como podría parecer. San Sebastián y su famosa playa de la Concha es el mejor ejemplo, pero toda la costa vasca posee playas con encanto, acantilados y reservas naturales como la del Ibaizabal entre Bermeo y Guernica. O lugares como la ermita de San Juan de Gastelugatxe que pronto aparecerá en Juego de Tronos, por algo será.

El interior posee las últimas estribaciones de la Cordillera Cantábrica y los primeros contrafuertes de los Pirineos. Parques naturales como el del Gorbea o el de la Sierra de Aralar confirman el verdor del País Vasco.

La gastronomía es muy reputada gracias a sus cocineros, famosos en todo el mundo, por su solidez, diversidad y excelencia. Carnes, pescados, quesos, verduras aderezadas ya cada vez más frecuentemente con excelentes vinos, los tintos de la Denominación de Origen de la Rioja, a la que pertenece el sur de la provincia de Álava y los blancos ácidos de gran calidad. Los del Chacolí (Txacoli) que se producen sobre todo en Vizcaya y, en menor medida, en Guipúzcoa y Álava, así como en algunas zonas de las provincias vecinas de Cantabria y Burgos.

La calidad de la restauración queda lejos de cualquier duda, desde los restaurantes rurales y otros que poseen las estrellas de Michelin en las capitales. Bilbao además ofrece la posibilidad de cenar o comer en mitad de su famosa ría en unos botes flotantes acompañados de un chef y recorriendo la capital vizcaína y llegando hasta el Puente de Vizcaya que une las dos márgenes de la ría en su desembocadura.

Torres Isazaki, ejemplo de la modernidad arquitectónica de Bilbao y el País Vasco. ©Iñigo Pedrueza.

Bilbao ha sido la gran ciudad industrial de todo el norte de España, pero hoy ha logrado una exitosa reconversión en polo tecnológico y cultural. El Museo Guggenheim y la labor combinada de las instituciones municipales, regionales y nacionales que por una vez han trabajado de la mano, consiguió situar a Bilbao en el mapa del arte contemporáneo y del diseño mundial. Hoy todo el centro de la ciudad ha sido reformado y es un placer recorrerlo, parando en los bares y tascas para disfrutar de los pinchos y tapas. La posible llegada del tren de alta velocidad ayudará más al turismo, al conectar las tres capitales vascas con Madrid y el resto de España y con Francia.

Y si hablamos de tapas o pintxos, Donostia – San Sebastián se suele llevar la palma, pero en todos los pueblos y ciudades habrá maravillas que nuestro paladar disfrutará. El Festival de Cine, los edificios clásicos del XIX y principios del XX hacen de San Sebastián una ciudad encantadora.

Vitoria, que a veces se olvida, es un ejemplo de urbanismo humano y adaptado a las necesidades de la población. Muchas zonas verdes, un humedal donde encontramos cigüeñas y otras aves, calles y avenidas anchas y festivales de rock (ahora también en Bilbao) son algunos de los atractivos de la menos conocida de las provincias vascas. Y después, a disfrutar del vino de la Rioja alavesa, o cruzar el Ebro y visitar La Rioja.

Alojamientos de calidad y con mucho carácter y prestaciones. Para sugerencias sobre ello y las actividades, sólo escribirnos.